Tallas de sujetador

Hola hola!

Antes de empezar, me gustaría presentarme. Mi nombre es Tania, soy gallega, soñadora y terca. Empezamos esto con mucha ilusión, así que esperamos poder compartir muchos momentos y experiencias con todas vosotras!

Es bastante común ver a chicas con sujetadores que parece que les quedan pequeños, o algunas que les resulta excesivamente incómodo… Cuando la función de un sujetador, principalmente es sujetar el pecho, no aplanarlo, ni deformarlo ni hacernos sentir incómodas, pues persigue lo contrario.

sujes

Por eso, antes de fijarnos en el tipo de sujetador, conviene tener bien claro cuál es nuestra talla, pues usar una inadecuada puede producir problemas mamarios, deformaciones, dolores de espalda y pecho…

Para saber nuestra talla tenemos que tener claro que el contorno se talla con un número (80, 95, 100… el que sea), y la copa se talla con una letra (A, B, C,…). El tallaje que voy a explicar ahora es el español, o el que correspondería a las siglas FR o ESP. En otros países hay otra numeración, por lo que puede llevar a confusión. 

Bien, para saber qué talla usamos debemos coger una cinta métrica y medirnos sin sujetador. Primero medimos el contorno, es decir, debajo del pecho. El número que nos dé, lo redondeamos, por ejemplo, si da 92, pues redondeamos a 90. 

Para saber qué letra nos correspondería, deberemos volver a coger la cinta métrica. Esta vez mediremos el contorno añadiendo los pechos, de forma que la cinta métrica pase por los dos pezones. Nos dará un número mayor al anterior, al que deberemos restarle el número que nos dio anteriormente en el contorno sin redondear. Siguiendo con el ejemplo de antes, si al medir el busto nos dio 104, le restaremos 92, por lo que me da 12.

Ese número que nos da al hacer la resta equivale a una letra, lo podéis ver en la siguiente tabla:

tablasujes

Siguiente e caso anterior: Contorno de 92,  redondeamos a 90. Busto de 104. 104-92= 12, copa A.  Nuestras talla sería la 90A.

Esa sería nuestra talla, pero nunca sobra probarnos una más y una menos, pues recordad que en el contorno estamos redondeando, y eso puede repercutir en el resto del tallaje.

Es importante que cuando nos probemos un sujetador, lo pongamos a prueba, o lo que podríamos definir como ojaláunacámaranomeestégrabandoenestemomento. Deberemos agacharnos, saltar, mover el pecho a modo samba, levantar los brazos, … Vamos, diferentes movimientos bruscos y muy exagerados para comprobar que nuestras lolas siguen en su sitio. En caso de que no sea así, deberemos probarnos una talla anterior o una posterior, hasta encontrar esa talla que cuaja con nosotras, sin olvidar que tiene mucha importancia el tipo de sujetador, pero eso lo hablaremos en próximas entradas…

Así que ahora llegó el momento de tirar esos sujetadores que no te sientan bien, por muy bonitos que sean, y empezar de cero cuidando tu pecho, aceptas el reto?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *